jueves, 14 de mayo de 2020

Entrevista de trabajo y buenas maneras.

 
Todos nos hemos encontrado alguna vez en nuestra vida con la temida -y a la vez esperada- entrevista de trabajo. ¿Eres el candidato? ¿Eres el entrevistador? Si estás en alguno de estos dos casos, no te pierdas este post en el que hablaremos de buenas maneras y reglas de cortesía, saludos y comunicación no verbal en la entrevista de trabajo.

Algunas personas creen que las buenas formas son pautas de conductas de siglos pasados y que ahora hay que ser <<modernos>> Error. Nada tiene que ver la modernidad con la educación que no pasa de moda; esta se adapta, evoluciona, pero no desaparece. Una sociedad que banaliza los valores y las buenas maneras está abocada a la vulgaridad y a la pérdida de las habilidades sociales. Apostemos por lo tanto por fomentar la buena comunicación y en consecuencia, el enriquecimiento de nuestros sentidos.

EL ENTREVISTADOR.
Sabiendo esto, ¿cómo actúo si soy yo quien tiene que entrevistar a posibles candidatos para un puesto de trabajo? Estamos de acuerdo en que a las personas nos preparan para ser buenos profesionales, en la adquisición de conocimientos.., pero no tanto en el arte de relacionarnos con los demás, en la etiqueta, en las buenas maneras, en lo que venimos llamando <<habilidades sociales>> Recordemos o aprendamos hoy algo sobre esto.
Un buen entrevistador tiene que cuidar su vestuario que será acorde a la empresa en la que trabaja. No es lo mismo una empresa donde se lleva uniforme, que un banco, que una empresa tecnológica que en general suelen ser más modernas y flexibles en el atuendo. Aún así, siempre hay que estar aseados y bien vestidos.
Si nuestra empresa tiene uniforme, optaremos por un traje clásico tanto para hombre como para mujer, si es una de corte moderno como ya hemos mencionado, podemos optar por un vaquero -no desgastado ni roto- o unos chinos y una camisa formal o un polo. Los mocasines irán perfectos, no utilicéis deportivas. 
Las chicas estarán estupendas con falda y camisa o pantalón y camisa y sin demasiados complementos. Para nosotras los zapatos son un mundo, pero para trabajar mejor elegir unos cómodos y discretos, tampoco uséis deportivas. Se trata de ir desenfadadas, pero elegantes.
Lo primero de todo es ser puntual e intentar respetar, en la medida de lo posible, la hora asignada a cada candidato/a. Cuando lo recibáis  hacedlo de pie y con una sonrisa, saludadle con un apretón de manos - nunca por encima de la mesa- firme, breve y mirando a los ojos. No le deis una palmada en la espalda ni le agarréis del brazo, no hay que pasarse de cercano. -Os remito al post donde hablo del saludo-
No habléis demasiado alto, el candidato/a ya viene asustado de casa, mejor aprovechar esos primeros instantes para un breve comentario sobre el tiempo, el tráfico..., algo que haga sentir más cómodo al entrevistado. Después, agradecer el interés en el puesto y hacer preguntas claras, sencillas y enfocadas al fin para el que se le ha citado, sin entrar en detalles personales. No os desviéis del tema hablando de cosas que no vienen a cuento. 
Si veis que el aspirante no puede controlar los nervios,  tratad de calmarlo, no dejéis de sonreír, ofrecedle agua e intentar hacer algún comentario que ayude a que se relaje, como alguna anécdota que tengáis en una situación similar.
Para los señores que van de traje, por favor, no os quitéis la chaqueta durante la entrevista. 
A la hora de la despedida, volved a levantaros y estrechadle la mano agradeciendo su interés. Veremos la comunicación no verbal un poco más adelante en este mismo artículo.

EL ENTREVISTADO.
Lo primero que tienes que hacer antes de acudir a una entrevista de trabajo es buscar toda la información posible sobre la empresa, si puedes, también sobre la persona o personas que te vayan a entrevistar. Después, haz una lista con tus puntos fuertes y débiles, tratando de potenciar los primeros y minimizar los segundos y por último, confecciona una lista de posibles preguntas y fíjate unos mínimos en cuanto a horarios, sueldo, etc. Hay que ser flexible y adaptarse, pero tampoco aceptar condiciones leoninas.
Como la imagen cuenta, conocer a la empresa te ayudará a saber qué vestuario utilizar. Lo explicado anteriormente para el entrevistador, sirve para el entrevistado. Cuidado con ir como si fuéramos de fiesta o con brillos que dejen ciego al interlocutor. 
Muy importante ser puntual y cuando entres en el despacho hazlo con respeto, estrecha la mano cuando el entrevistador/a te la ofrezca y no lo tutees porque el tuteo te hace maleducado/a. Salvo que te indiquen lo contrario, el candidato utilizará siempre el usted. No te sientes hasta que no te lo indiquen y en el saludo no lo tomes del brazo ni le des palmadas.
Muéstrate cortés, extrovertido y cercano sin pasarte, pero siempre teniendo en cuenta que el entrevistador no es tu enemigo, solo intenta conocerte un poco mejor para saber si eres adecuado para el puesto que se oferta. Procura no quedarte callado/a porque denota timidez, nervios o falta de conocimientos. Tampoco te pongas a hablar como un loro.
Contesta de manera clara, breve y precisa a lo que te pregunten,  aunque no te parezca adecuado; hazlo siempre con educación y respeta los tiempos, no  interrumpas al entrevistador. A veces, pueden hacerte una pregunta incómoda para estudiar tu reacción, contesta con sinceridad y libertad, o bien rehúsa hacerlo exponiendo con toda tranquilidad que no te parece una pregunta que debas responder. Muestra interés por el puesto de trabajo, una actitud <<pasota>> no te beneficia. Y por último, despídete con educación y cordialidad, agradeciendo que te hayan recibido.

Diez comportamientos incorrectos en una entrevista.
  1. Inflar el currículo. De todas las cosas que puedes hacer mal en una entrevista de trabajo, esta es la peor. Te pillarán y estarás fuera del proceso, además tu reputación quedará dañada para futuras entrevistas.
  2. Aparentar lo que no somos. Hay que ser sencillos en general en nuestra vida diaria, pero especialmente en estas circunstancias. Nada de alardear con asuntos que puedan ponernos en una situación incómoda. Di siempre la verdad, no te adornes ni te inventes nada.
  3. Comportarse con superioridad. Esto es una grosería propia de personas maleducadas, por muy buen currículo que tengas, por mucha experiencia laboral, por mucho recorrido por empresas importantes..., muéstrate sencillo/a. No hay nada más agradable que una persona con gran bagaje profesional que además es discreto y por lo tanto, educado.
  4. Contar detalles personales. No, jamás. Esto es válido para la vida diaria, la discreción te hace una persona elegante.
  5. Hablar mal de antiguos compañeros o jefes. La crítica, en general, nos deja a la altura del betún, imagina en una entrevista de trabajo.
  6. Gesticular en exceso, cruzar las piernas o los brazos.
  7. Sentarse en una postura excesivamente cómoda.
  8. Quitarte la chaqueta.
  9. Fumar.  Esto ni aunque te lo permitan.
  10. Hablar a voces.
COMUNICACIÓN NO VERBAL. Entrevistador y entrevistado.
Existen varios tipos de comunicación no verbal, pero yo voy a distinguir estas tres por parecerme las más relevantes:
Kinésica: Referida a cualquier tipo de movimiento corporal, expresiones faciales, gestos, postura...
Paralingüística:  Referida a la entonación, fluidez verbal, pronunciación...
Proxémica:  Conducta, manera de sentarse, distancia entre personas...

No solo comunicamos con la voz, también con nuestros gestos y es algo que tenemos que tener muy en cuenta en una entrevista, aunque como mencioné en la anterior entrada de este blog, muchas veces los gestos son interpretados de manera distinta según las culturas.
Como norma general, es mejor no cruzar los brazos cuando hablas con otra persona porque indicas que estás poniendo una barrera entre tú y el interlocutor. Tampoco te sientes en el filo de la silla, porque estás dando a entender que estás nervioso/a. Siéntate con la espalda erguida, sin arrellanarte en el asiento. No apoyes las manos en la mesa del entrevistador, ni hagas ruidos con bolígrafos si eres tú el que entrevista. 
No tocarse el pelo constantemente, ni mucho menos rascarse o tocarse nerviosamente la boca o la barbilla. Si no puedes controlar los nervios, procura poner las manos cruzadas sobre el regazo, o bien una sobre otra. 
Gesticular en exceso no es de buena educación, pero ademas, es un signo de nerviosismo. Nunca levantes las manos por encima de la cara.
Movimientos oculares. Son sin duda los que más nos cuentan de la persona que tenemos frente a nosotros, prestad mucha atención:
Cuando una persona para responder a una pregunta mira a la derecha está recordando, por lo tanto, es bastante probable que nos esté diciendo la verdad. Si mira a la izquierda está buscando en un futuro, es decir, creando imágenes y podemos interpretarlo como una mentira. 
Parpadear. El parpadeo es un movimiento involuntario pero al parecer, parpadear mucho es signo de estar pensando.
Contacto visual. El contacto visual es muy importante en nuestra cultura y denota interés en la conversación, respeto, empatía, deseo de escuchar... En cambio, una persona que rehuye la mirada comunica ansiedad, actitud defensiva o falta de entendimiento. 
Cejas. Elevadas significa incredulidad, levantar solo una es duda  y fruncidas denota enfado.

Espero que os haya gustado esta entrada y que os sirva tanto si sois entrevistadores/as como candidatos/as a un puesto de trabajo. Para completar, os remito al post: <<SALUDOS Y PRESENTACIONES>> publicado en este blog en febrero de 2019.

El talento te abre muchas puertas.
Pero el ser educado te las mantiene abiertas.
Anónimo.


martes, 12 de mayo de 2020

Protocolo empresarial. Países de alto y bajo contexto.

Uno de los retos más importante a los que se enfrenta un negociador, un empresario e incluso porqué no, el dueño de un local es adaptarse al cliente o al interlocutor para alcanzar el éxito en la negociación. 
No es necesario que tengamos una gran empresa para que algún día nos topemos con la necesidad de negociar con una persona de otro país y entonces..., ¿cómo proceder para obtener un buen resultado? 
Como no todas las culturas son iguales, debemos aprender la importancia de la etiqueta y las costumbres en cada una de ellas, solo así lograremos entendernos y no incurrir en errores que pueden llevar a la ofensa, aún siendo esta ajena a nuestra voluntad.
No todos los países se rigen por el mismo protocolo, aunque por continentes sea similar entre ellos, como es el caso de Europa, EEUU..., etc. Sin embargo, debemos conocer al menos unas pautas mínimas para salir airosos de determinadas situaciones. Si además, nos dedicamos al negocio internacional, se hace imprescindible conocer al dedillo el protocolo en los distintos países con los que se negocia.
Comencemos dividiendo a los países en dos grupos: Alto  y bajo contexto. ¿Qué significa esto? Los primeros son países que tienen un protocolo rígido, entre ellos destacamos a los asiáticos y buena parte de la América hispanohablante. Los segundos, son aquellos otros donde el protocolo es más flexible. Atendiendo a esta clasificación tenemos:

PAÍSES DE ALTO CONTEXTO (Mucha importancia al protocolo):  China, India, Japón, Arabia Saudí, México y Colombia.
PAÍSES DE BAJO CONTEXTO (Menos importancia al protocolo): Estados Unidos, Australia, Polonia, Rusia, Suecia y Alemania.

La primera pregunta que nos surge es quien debe adaptarse y hacer el esfuerzo de conocer a la otra parte. Generalmente el que viaja a otro país, el que tenga más peso en la negociación o el país con más inteligencia cultural.
Cuando una empresa española recibe, por ejemplo, a una comisión negociadora de China, lo normal es que nosotros nos adaptemos y hagamos el esfuerzo, así que los recibiremos en la puerta del edificio si son altos cargos de la empresa que ellos representan. 
En cuanto a los regalos, los japoneses siempre esperarán recibir uno ya que la costumbre de regalar está muy arraigada en este país y no hacerlo puede considerarse un desprecio. Para ellos, el regalo es casi una ceremonia y la forma de envolverlo y entregarlo es casi tan importante como el propio regalo. No  los abren al recibirlos, por lo tanto, si sois vosotros los que recibís uno de ellos, no lo abráis mientras estén presentes. Tampoco si es al revés esperéis muestras efusivas de agradecimiento, son personas de emociones contenidas. La cultura japonesa es tal vez una de las más complejas, aunque también son muy educados y suelen adaptarse cuando nos visitan.
Debemos saber muy bien con qué país tratamos, pues para algunos el regalo se considera ofensivo o bien que intentamos un soborno. Hay que saber cuándo y qué tipo de regalos hacer, así como cuál es el más adecuado para cada cultura. Por ejemplo, en EEUU han de ser modestos y no sobrepasar los 25 dólares, se suele obsequiar con artículos que llevan el logo de la empresa: Agendas, bolígrafos... Aunque como norma general no se aconsejan los regalos. 
En Europa occidental suele ser parecido, salvo Reino Unido y Alemania donde esta práctica no es habitual. En Hispanoamérica, los regalos se entregan al principio y se abren a su recepción.
Hay que tener cuidado con las culturas asiáticas, para algunas, regalar un reloj es como desearles la muerte, como si les dijéramos que "sus días están contados". Tampoco se les debe regalar algo que lleve cuatro unidades, lo consideran de mala suerte. Igual sucede con los zapatos, lo interpretan como que la relación establecida no será duradera, además de ser un regalo extremadamente inapropiado por personal.
En el caso de países árabes, no debe regalarse ninguna bebida que conlleve alcohol y si negociáis con países hispanoamericanos, los objetos cortantes como cuchillos o tijeras, se consideran inapropiados por interpretarse como un deseo de cortar la relación. 

SALUDOS.
Es muy importante atender a las distancias y saber cuáles son las correctas en cada cultura, de este modo no ofenderemos a nuestros clientes.
Para los asiáticos en general, la distancia entre personas es muy importante, en estas culturas la separación  suele ser bastante más de un metro y medio, que es la distancia occidental. En el caso de los árabes, la distancia entre personas es inferior a la occidental. No hay que dar un paso atrás porque podemos ofender a nuestro interlocutor.
- Apretón de manos: En Japon, Alemania, Estados Unidos es bastante fuerte, mientras que en los países del Reino Unido y Francia, es más ligero. En los países árabes, el apretón de manos es suave pero largo, unos 10 segundos. No dan besos a extranjeros, solo entre hombres de negocios árabes, amigos o familiares.
En el mundo de los negocios, el beso no es apropiado y a las señoras se les da la mano esperando siempre que sean ellas las que inicien el saludo.
La reverencia es el saludo usual en Japón, no tanto en China, pero en los dos países se combina con el apretón de manos.
En Hispanoamérica, el apretón de manos suele ser también largo, no hay que soltar antes de que ellos lo hagan o los ofenderemos. Aprovecho para decir, que no se utiliza el término "América Latina",  porque es un invento extranjero con cierta carga de malicia hacia a España.
Tenemos que tener presente, que hay que saludar a todos los integrantes de la comitiva, dejar a alguno de lado es considerado como rechazo.

PUNTUALIDAD.
Nos encontramos con tres tipos de países:  Aquellos para los que la puntualidad es algo esencial y es necesario llegar unos minutos antes de la hora. Estos países son: Japón, Alemania, Suiza y especialmente China.
Los países que deben llegar a la hora, que en general son los del mundo occidental: Reino Unido, Francia, Países europeos, Rusia, Polonia, Australia...
Y por último aquellos países que no otorgan demasiada importancia a la puntualidad, como son: los de Hispanoamérica, Países Árabes o África, donde pueden hacerte esperar hasta media hora y no ser considerado una falta de respeto.
Generalmente, en estos países el hecho de hacer esperar al visitante extranjero es una forma de demostrar su poder, así que si os toca negociar con alguno de ellos, no debéis sentiros ofendidos, pues es una práctica habitual.

COMIDAS DE NEGOCIOS.
Los horarios y las prácticas culturales en la comida, son diferentes de unos países a otros y si hablamos de comida de negocios, también tendremos que atender a otros factores. Mientras que en algunos países como Estados unidos se negocia en el desayuno, en los países asiáticos las negociaciones de alto nivel se prolongan y terminan en una cena. En Europa, lo habitual es el almuerzo.
Atención a la colocación de los comensales. El protocolo internacional nos dice que es el anfitrión el que decide el lugar que se debe ocupar en la mesa, para ello, tendremos en cuenta que si visitamos China, el anfitrión estará sentado en el lugar más próximo a la puerta y el invitado principal será sentado a su derecha. Para esta cultura, la comida de negocios es muy importante para que las partes puedan conocerse.
Si estamos en países árabes tenemos que cuidar no acabar el plato, siempre hay que dejar algo pues es considerado de mala educación no hacerlo.
En cuanto a hablar de negocios durante la comida, también dependerá de cada cultura. Las de bajo contexto, utilizan estas comidas precisamente para eso. En el caso de nuestro país y los hispanoamericanos, se espera a la sobremesa.
En los países de alto contexto, se aprovecha desde el principio para hacer negocios.

COMUNICACIÓN NO VERBAL.
En las negociaciones entre distintas culturas hay que prestar especial atención a los gestos, lo que viene siendo la comunicación no verbal. En determinados países, algunos gestos que para nosotros están dentro de la normalidad, para ellos supone una ofensa.
El protocolo internacional nos dice:
En países asiáticos cruzar las piernas está mal visto. En algunos como Japón o Tailandia, el gesto de llamar a alguien con la palma de la mano hacia arriba, es considerado grosero.
En países árabes no se debe enseñar la suela de los zapatos ni cruzar las piernas. En ningún país musulmán se debe usar la mano izquierda para pasar comida o cualquier otra cosa.
En Estados Unidos y países asiáticos, se evita el contacto físico con los interlocutores, salvo el apretón de manos. Árabes y rusos mantienen contacto físico y pueden llegar a dar abrazos.
Singapur, Tailandia, India, Malasia... no se debe tocar la cabeza del interlocutor, ni a los niños siquiera, pues para ellos la cabeza es donde reside el alma y por lo tanto es sagrada.
Hacer la uve con los dedos en Reino Unido, apuntando al interlocutor, es considerado obsceno.
Mientras que los árabes te mirarán a los ojos todo el tiempo, para Japón y México es un gesto agresivo y de falta de respeto.
Reír a carcajadas es una falta de educación y está mal visto en todos los países.

Y esto solo es una pequeñísima pincelada de todo lo que encierra el protocolo empresarial en cuanto a distintas culturas pues incluso la forma de negociar, o la vestimenta es motivo de regulación. Si os parece interesante, podemos ir viendo el protocolo de negocios país a país.
Nos vemos pronto, espero que os haya gustado.

"Cortesía de sombrero, hace amistades y no cuesta dinero"

domingo, 8 de marzo de 2020

LA PRIMERA COMUNIÓN.

En este tipo de celebraciones, tanto como en bodas o bautizos, lo primero que tenemos que tener en cuenta es que lo más elegante es la discreción. Nunca las personas educadas exageran para dar la nota, buscan la sencillez y la normalidad.
Y aclarado esto, no olvidemos que es una celebración infantil, que ellos son protagonistas y por tanto debe ser un día alegre e inolvidable. 
Muy importante no disfrazar a los niños, dejad por favor los trajes de la Benemérita y los de almirantes y capitanes generales para las  Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. El niño estará guapísimo con un traje clásico de marinero, como toda la vida, fabricado con un buen tejido noble. 
Para las niñas mejor olvidarse de vestidos de ninfas con flores hawaianas, de hadas o princesas con corona y palabra de honor, estarán muy guapas con un vestido sencillo de lino, algodón, piqué o incluso plumeti,  También se puede optar por el clásico vestido de organza de seda, que jamás pasa de moda, pero es mejor huir de lo cursi y optar por lo formal.

Para las madres mejor vestido que pantalón, pero si os decidís por un traje pantalón en tonos empolvados tampoco iréis desacertadas. Los vestidos que sean sencillos, de buena calidad, SIN BRILLO y en colores claros, es una celebración infantil, así que los tonos oscuros no son apropiados. Tampoco se utilizan para este tipo de eventos las pamelas, esas mejor las guardamos para las bodas.
En cuanto a los complementos, mejor joyas que bisutería y mejor menos que más. No os pongáis el conjunto de pendientes, collar y anillo que os regaló la tía Facunda porque no es elegante. Si os ponéis los pendientes, no os pongáis el collar. Eludid los brillos, es igual si son diamantes, son más apropiados para la noche, lo mejor es algo sencillo. Aunque dicen que las perlas son para el invierno o de noche en verano, la verdad es que van perfectas para estas celebraciones. Si son irregulares y divertidas, mejor, pero huid de esos collares  o pendientes clásicos herencia de la abuela porque os harán mayores. Tampoco os pongáis la cadenita de oro junto al reloj, es bastante cateto.
El bolso que sea pequeño y discreto, para llevar en la mano.
Y como última recomendación, nada de taconazos con plataforma, son un horror. Apostad por el stiletto ajustando el tacón a vuestra comodidad. Tampoco la sandalia es apropiada.

Para los padres, me remito a la entrada que hice el año pasado en este mismo blog: <<Fondo de armario para un hombre elegante>>, pero para quien no quiera pararse a leer todo, decir que es una celebración formal y hay que acudir a la iglesia de traje y corbata. Uno azul marino, con camisa en tono celeste o blanca y una bonita corbata en tono alegre con nudo windsor, será perfecto. Zapato clásico y reloj sencillo, nada de joyas excepto el anillo de casado si se tiene.

Y lo más importante: No os volváis locos con los banquetes y los invitados, la primera comunión no debe suponer un derroche que luego pueda pasar factura a la economía. Se trata de un evento familiar y deben estar los estrictamente allegados. Por lo demás, que los niños jueguen, se diviertan y disfruten de toda su familia en uno de esos días que se recuerdan de los más felices de nuestra vida. 

lunes, 2 de diciembre de 2019

EL PERFECTO INVITADO.


Se acerca la Navidad, una época en la que las cenas y las comidas de amigos y empresas están a la orden del día. Un caldo de cultivo perfecto para la diversión y..., las discusiones. ¿Qué podemos hacer para evitar los conflictos? Para empezar, no perder los modales ni a la mesa, ni fuera de ella, pero especialmente cuando compartimos mantel con personas con las que normalmente no solemos hacerlo. 
COMIDA EN CASA DE LOS AMIGOS.
La regla número uno si queremos ser los invitados perfectos es no llegar tarde, tampoco demasiado temprano porque la anfitriona puede estar arreglándose. Si nos han dicho a las nueve, lo educado es llegar a las nueve y cinco o y diez. Recordad que cualquier visita a otra casa, por mucha relación que tengamos con los anfitriones, no deja de ser una intromisión en la vida familiar. Seamos respetuosos.
No es correcto ir con niños revoltosos, si es inevitable, hay que estar muy atentos para evitar estropicios.
No olvidemos llevar un pequeño regalo a la anfitriona. No es necesario gastarse mucho dinero y estando en Navidad, una flor de pascua, una vela perfumada, unos buenos bombones o cualquier delicatessen típica navideña es siempre bienvenida. Eso sí, es más elegante regalar flores que plantas. Con el vino hay que tener cuidado porque puede ser que ya tengan el maridaje y al llevar nosotros la bebida, los obligamos a servirla fastidiando sus planes. Si queréis llevar vino, que sea cava para los aperitivos o bien vino dulce que se sirve en los postres. En cualquier caso, no olvidéis nunca llevar un detalle para agradecer su invitación; un regalo es siempre una muestra de cariño.
No llevemos mascotas, no es adecuado visitar con animales. Tampoco los anfitriones deben permitir que las suyas irrumpan en el salón mientras se almuerza o cena. 
Otra cosa que los anfitriones no deben olvidar es apagar la televisión. Es un detalle muy feo mantenerla encendida durante una comida con invitados.
Una vez sentados a la mesa, no se debe importunar a los anfitriones rechazando alguno de los platos que hayan dispuesto. Si no nos gusta, comeremos lo que podamos, pero no lo rechazaremos ni mucho menos pediremos que nos pongan otra cosa. Es de pésima educación hacer algo así. 
En cuanto a la conversación, recordad una vez más que no se debe hablar de fútbol, religión o política. Si queremos tener una comida en paz, debemos dejar a un lado aquellos temas que puedan generar conflicto. Como no siempre es posible, el anfitrión o la anfitriona deben atajar el asunto con celeridad, educadamente y reconduciendo la conversación hacia temas más amables y menos polémicos.
Extremar la precaución con el alcohol, no es aconsejable pasar de dos copas porque si traspasamos fronteras, podemos convertirnos en personas difíciles de tratar. 
No hagamos ruidos ni gracietas con los cubiertos, se utilizan exclusivamente para comer. Tampoco pidamos cerveza si los anfitriones no la han incluido en la comida. Habrá vinos y agua y nuestra obligación es adaptarnos.
No seamos cotillas ni chismosos, el chisme nos deja a la altura del betún. Tampoco hablemos de dinero, por favor... Es de las cosas que me parecen más inadecuadas y vulgares. Estoy segura de que todos os acordáis del petardo de turno que os dice lo que le ha costado el coche, la chaqueta o el reloj. La mala educación alcanza el calificativo anglosajón "Premiun", cuando hablamos de dinero.
Si hay personas que no conocemos, el deber de los anfitriones es presentar a todos en el aperitivo. 
Y por último, no nos hagamos pesados. No esperemos a quedarnos los últimos, ni tampoco nos marchemos nada más comer. En el término medio está la virtud.
COMIDA DE EMPRESA.

Regla de oro: Los compañeros de trabajo no son nuestros amigos.
Una vez recordamos esto, lo siguiente será vestirnos para la ocasión. Por favor señoras, no vamos a la boda de la prima Gertrudis, si queremos dar un toque "festivo" a nuestro atuendo,  podemos optar por un traje de chaqueta o pantalón y un top de brillo. Un actual pantalón encerado con camisa de fiesta y un buen abrigo, una falda larga sencilla y un top de encaje... Los vestidos rectos también son una buena elección, incluso un elegante vestido de terciopelo siempre que sea sencillo. También puedes optar por uno de gasa, largo, en tonos oscuros e incluso bordado en terciopelo. Menos es más, no olvidéis. Tampoco mezcléis muchos complementos porque el árbol de Navidad hay que dejarlo en casita. ¡Ojito con los perfumes!
Si hay un sitio donde debemos extremar el cuidado con los comentarios es en la comida de empresa. Y no digamos con el alcohol. No recomendaría más de una copa y si os la vuelven a llenar, con mojar los labios será suficiente. 
No podemos controlar lo que hacen o dicen lo demás, pero sí podemos controlar lo que hacemos o decimos nosotros. Es bastante probable que nos topemos con el pelmazo de turno, que se pase de copas, que haga chistes inapropiados o cuente chismes que no vengan a cuento. Tratemos de ser educados, no reprendamos a nadie en público ni opinemos a la ligera. Sí podemos intentar cambiar el tema de conversación,  pero si consideramos que no es posible, el silencio, la discreción y la sonrisa son muchas veces la respuesta más adecuada cuando todo se descontrola. No se trata de estar serios como un guardia, podemos reír y divertirnos, pero sin perder de vista quién nos acompaña. Generalmente, los jefes estarán presentes y es un momento perfecto para observar el comportamiento de los trabajadores en un ambiente relajado, es decir, su natural forma de ser.
Seamos discretos, si tenemos una situación personal delicada y el vino y el ambiente nos suelta la lengua..., mejor nos la mordemos. Es por esto que siempre insisto en que no se deben pasar líneas rojas con el alcohol. Nuestra vida privada debe permanecer en el ámbito privado y jamás hacer partícipes a las personas del círculo laboral. Nunca. 
No es de buena educación marcharse el primero, lo educado es esperar a que todos lo hagan. 
COMIDA FAMILIAR.

Aquí viene el momento álgido de la Navidad. ¡La cena con el cuñao! El hecho de ir a casa de los padres, suegros, hermanos..., no nos otorga bula para llegar tarde o temprano. Puntualidad siempre. También está bien llevar el regalo a la anfitriona, si es nuestra madre, sabremos cómo sorprenderla de manera entrañable. Si es la suegra, ¡con doble motivo! 
Lo mejor en este tipo de encuentros familiares es no entrar en conversaciones polémicas, si ocurre, los anfitriones deben tener la suficiente mano izquierda como para reconducir la situación. Mejor dirigir la conversación hacia temas agradables y si no es posible, hacia temas neutros donde todos puedan tener opinión. Pongamos de nuestra parte todos para que la cena de Navidad no se convierta en un corro de vecindongas mal avenidas. Cuidado con el alcohol, mejor menos que más. Si la situación se descontrola, no culpéis nunca a los anfitriones, por favor. Animadlos y quitad importancia  a lo ocurrido para que no se sientan culpables. 
Otra situación que puede darse en la mesa de Navidad y que desemboca en el hartazgo es el "familiar gogó" Esos charlatanes que comienzan siendo divertidos, beben, hablan..., y al final resultan agotadores. Además, tienden a echarse flores o a presumir de logros fastidiando a todo el mundo. Los anfitriones deben evitar que estos personajes acaparen la conversación, ¿cómo?, cambiando de tema de manera sutil.
Y por último. Señoras..., por favor..., ¡el perfume! Ya sé que Nochebuena  y Nochevieja son las grandes fiestas del año, pero eso no nos da derecho a convertirnos en botafumeiros. Es espantoso tener al lado a una persona con un perfume tan fuerte que lo puedes masticar. Si vais a cenar con la familia o con los amigos, mejor algo suave que no moleste a nadie. Tampoco es que sea muy educado atufar a todo el mundo. 
Si vais a salir a bailar, es el momento de poneros ese perfume embriagador que dejará sin sentido a cualquier incauto que ose pasar por vuestro lado.
Que disfrutéis de estas fechas sin perder eso que nos permite relacionarnos, que nos facilita la convivencia y nos proporciona el vehículo para atravesar la vida sin ofender ni ser ofendidos: LAS BUENAS MANERAS.

miércoles, 23 de octubre de 2019

COMPORTAMIENTO EN LA MESA. No te comas el postre con cuchara.

Lo primero que tenemos que hacer es sentarnos, ya saben las señoras que no hay que pasarse las manos por el trasero para alisar la ropa. porque es una ordinariez.  Y dicho esto, nos sentaremos. 
Algo muy importante y que solemos olvidar en reuniones o eventos familiares y/o con amigos es que JAMÁS se habla en la mesa de política, fútbol o religión. Mucho menos si estamos con personas desconocidas. Lo único que conseguiréis es discutir y darle el día a los anfitriones.
Tampoco habléis de dinero. Esto ni en la mesa ni en ningún sitio, es de muy mala educación. A nadie le importa lo que os ha costado el coche, el vestido, el perro o las vacaciones. Este detalle es uno de los que permite medir la educación de las personas (también bodas y funerales) Otra cosa es la conversación privada o  en confianza con un buen amigo, pareja, padres....
Algo que siempre he tenido muy en cuenta (y que recomiendo a todo el mundo) cuando he comido con personas que no conozco es beber solo una copa de vino. Nunca excederse con el alcohol, pero menos con desconocidos o compañeros/jefes de trabajo. Mientras menos, mejor.
Bien, ya que estamos sentados, hay que saber que los codos han de estar durante toda la comida pegados al cuerpo, nada de echar a volar al cortar el filete, tampoco se apoyan en la mesa y mucho menos para beber. La comida va del plato a la boca y la espalda ha de permanecer erguida. No hay nada más feo que estas personas que se ponen a comer acercando la cara (yo diría hocico), al plato. Es lo que viene a ser el "modo gorrino".

DESAYUNOS/ MERIENDAS.
No os comáis jamás una tostada con cuchillo y tenedor, si es muy grande, la cortáis a la mitad y luego con la mano. Igual para los emparedados (sándwich), bollitos, croissants... 
No dejéis nunca la cucharilla dentro de la taza de té o café, una vez utilizada la dejáis sobre el plato, jamás beber con ella dentro o corréis serio peligro de saltaros un ojo y convertiros en piratas garrapatas. Y por favor..., no saquéis el dedo pequeño al beber, si lo hacéis, sacaré la motosierra de mi padre y os lo cortaré de raíz. ¿Entendido?
Huelga decir que si estáis sentados en un sillón y la mesa es baja, el plato acompaña a la taza, nunca se coge la taza sola en el aire porque podemos mancharnos.
En cuanto a la servilleta, si estáis tomando té y os han puesto una servilleta de té, la reconoceréis porque es pequeña; se deja a un lado de vuestro plato sobre la mesa. 

ALMUERZOS Y CENAS.
Para no confundirnos, hay que saber que los cubiertos se utilizan de fuera hacia dentro, es decir, utilizaremos primero los que están más alejados del plato. En el caso de las copas, de izquierda a derecha
La servilleta la encontraréis a vuestra izquierda, (en esto, los expertos no se ponen de acuerdo, hay quien piensa que es mejor ponerla a la derecha porque somos diestros generalmente. Yo la pongo a la izquierda, lo único que tenéis que saber es que al acabar la dejáis en el lado opuesto al que la habéis encontrado), se desdobla a la mitad y se pone sobre las rodillas. Cuando acabéis de comer, se deja sin doblar a vuestra derecha. Si estáis en un chiringuito o bar donde ponen una de papel, se puede dejar en la mesa. 
Coged el tenedor bien arriba, jamás por el medio, (tenedor tres púas para pescado, cuatro carne) El modo correcto de sujetar el cuchillo es con el índice extendido a lo largo del mango (mano derecha), últimamente algunas personas lo usan como si fuera una estilográfica. Es bastante feo, no lo hagáis por favor.
No os comáis el pan del vecino, el vuestro está en un platito a la izquierda y ligeramente adelantado a los platos.
No apoyéis el cuchillo y el tenedor a cada lado del plato cuando dejéis momentáneamente de comer. Y por supuesto, jamás os metáis el cuchillo en la boca, además de horrible puede ser peligroso. Si alguien a vuestro lado lo hace, en la Constitución hay un artículo que dice que podéis darle una colleja. No lo dice, pero se lo merece.
Ni se os ocurra gesticular con los cubiertos para dar énfasis a vuestra conversación y menos aún apuntar con el cuchillo. Es de muy mala educación y sin embargo, se ve a diario. ¿A que sí? Prohibidísimo. 
Cuando acabéis de comer, los cubiertos se dejan dentro del plato, excepto si habéis tomado consomé en una taza, si ha sido así, la cuchara se deja en el plato que acompaña a la taza. Si acabamos de comer carne o pescado, el cuchillo y tenedor se dejan juntos en modo “seis y media del reloj”, también es correcto las cinco y veinte.

Algo que quiero aclarar es que comer con las manos es elegante, siempre y cuando sepamos qué podemos comer de este modo y qué no. El aperitivo, por ejemplo, se come SIEMPRE con las manos, esto es: Croquetas, jamón, lomo, embutidos en general, aceitunas...., todo esto se come con la mano aunque ahora mismo tengáis en mente a la tía Gertrudis que se os sentó al lado en la boda y se comía la rodaja salchichón con cuchillo y tenedor. Pues no, se come con la mano aunque en esto, como en todo, hay que hilar fino. Si hay un plato para compartir de calamares a la romana, cogedlos con el tenedor, pero si lo que hay es una fuente con langostinos, gambas y otros marisquitos, hay que cogerlos con la mano. A mí lo de comer las gambas con cuchillo y tenedor me parece una cursilada, es decir, una horterada. Eso sí, cuando acabéis de comer marisco, aclaraos las puntas de los dedos en el lavamanos con agua y limón. 

Tortilla de patatas y a la francesa se come SOLO con el tenedor, nada de cuchillo y tenedor que es una cosa espantosa y muy cateta. Lo cortáis con el tenedor y lo lleváis a la boca. En general, utilizad el tenedor para todo siempre que podáis y la comida sea lo suficientemente blanda para poderla partir con él.
Los filetes, que se comen con cuchillo y tenedor, no se cortan de una vez en trocitos. Se corta el trozo y se come.
Los huevos fritos se comen con pan y tenedor, nunca con el cuchillo, pero si os ponen un huevo con puntillitas, ya me diréis cómo lo partís, entonces, las reglas están para romperlas y disfrutar. ¡Prohibido no mojar pan!
Los cubiertos no se sueltan a menos que vayamos a hacer una pausa para comer. No se abandona el cuchillo en el plato mientras nos llevamos el tenedor a la boca.
Si la sopa que nos sirven está caliente, ¡NO SE SOPLA!, nos esperamos y listo. No hace falta decir que no se sorbe ni se huele. No somos perros.
Si os ponen el cuchillo del queso, los dientes del final de la hoja curva son para pinchar lo que habéis cortado, os lo servís en vuestro plato y a disfrutar.
Si os pasan un frutero con uvas, habrá unas tijeras, utilizadlas.

Y ahora viene cuando la matan a ella... Si tenéis un noviete/a que os invita por primera vez a su casa a comer para que conozcáis a su madre y os pone guisantes, espárragos o alcachofas, podéis estar seguros de que vuestra futura suegra es una bruja. ¡Son una trampa en toda regla!
Guisantes: Esto es la prueba del algodón y los ingleses -muy finos ellos- los usan para desenmascarar a quien va de listo. Se comen del siguiente modo: con la mano izquierda tomáis un trocito de pan y en la derecha, el tenedor con las púas hacia arriba; os ayudáis con el pan para coger los guisantes. Ahora, si la dichosa leguminosa viene con carne y tenéis el cuchillo y el tenedor en las manos, se supone que no podéis soltar el cuchillo, así que una de dos: O te dejas los guisantes, o te los comes sujetando el tenedor con las púas hacia arriba y embarcando los guisantes en él por el lado de las púas (por delante). Lo que nunca se debe hacer es embarcarlos por el costado del tenedor. Espero haberme explicado bien.
Espárragos: Se comen con la mano cogiéndolos por el extremo, si hay salsa como acompañamiento, pues los mojáis en ella y a disfrutar. Lo suyo es que la anfitriona o anfitrión que sirve esto, ponga un bol con agua y una rodajita de limón para que los invitados se laven los dedos después. Hay veces que los espárragos se comen con cubiertos, en el caso de que sean muy finos y sea imposible cogerlos con los dedos o bien si vienen cocinados con salsa, en ese caso, con tenedor y sin cuchillo -A menos que os sea prácticamente imposible cortarlos con el tenedor-
Alcachofas: Las alcachofas con jamón, cortadas en librillo, confitadas…, se comen con tenedor, si son muy duras, con tenedor y cuchillo. Si os las sirven enteras o al vapor, se comen con la mano.

LAS FRUTAS.
Naranjas, manzanas y peras: Lo normal es que nos las sirvan preparadas si estamos en un restaurante, es decir, cortada y pelada. Yo no la pido nunca por si me traen cuchillo y tenedor porque SIEMPRE se me escapan del plato y me mancho, así que mejor un helado. En una comida como invitados, no os las pondrán con piel.
Mandarinas: Estas se comen con la mano, por lo tanto, ¡ estupendo!.
Frutas con hueso: Cerezas, uvas ciruelas, albaricoques…, con los dedos. Uvas y cerezas se meten enteras en la boca y luego nos deshacemos del hueso o las pepitas para dejarlos en el plato. Sin hacer guarradas, ¡por favor!

POSTRES-
El postre se come SIEMPRE con tenedor, excepto si son natillas, cosas demasiado líquidas, helado o ensalada de frutas, para todo lo demás, tenedor: Tartas, bizcochos con y sin nata, mousse, tartas heladas…. Acordaos de aquella vez que os pusieron la tarta con cuchara, ¿qué pasó con ese último trocito? Que se empeñó en dar la vuelta al plato unas cuantas veces y si no es porque disimuladamente le empujasteis con el dedito..., sale por la puerta grande con orejas y rabo.
Sabremos si estamos en un restaurante elegante, si nos sirven el postre con tenedor.

Este tema da para varias entradas, pero para "abrir boca", creo que es suficiente. Trataremos otros alimentos en nuevos post.

P.S: No decir "que aproveche", hemos aprendido que es de mala educación.

martes, 22 de octubre de 2019

PALABRAS PROHIBIDAS . Segunda parte.

Ya quedó claro en la anterior entrada sobre “palabras prohibidas”, que el “bañador” es el señor que te lleva a bañarte y que para eso, necesitas un TRAJE DE BAÑO. Bien, pues vamos a aprender buenas maneras con una sonrisa porque la educación además de facilitarnos la vida y las relaciones, ha de ser divertida.  Empezamos.
Nunca vayáis al "chalet" de alguien que usa "bañador",  va al "baño" donde lee "el diario",  utiliza "encendedor" y "rebeca", descansa en el "lecho" y se "enoja" con nada. Ese señor/a, ¡es un ordinario! Ahora bien, si me decís que vais a la CASA DE CAMPO de alguien que tiene un bonito TRAJE DE BAÑO, que va al CUARTO DE BAÑO a leer EL PERIÓDICO, utiliza MECHERO y CHAQUETA DE PUNTO, descansa en la CAMA y se ENFADA con nada, pues igual os dejo. 
Si insistís en visitar a la vecina que tiene unos "chavales" malísimos, que se hartan de chucherías y les duele el "vientre o la barriga". Pues también tengo que deciros que tenéis una vecina de lo más ordinaria, a juego con el señor del encendedor y la rebeca.
Ahora bien, visitad siempre a la vecina que tiene NIÑOS malísimos y que al comer chucherías les duele la TRIPA, o de lo contrario, os veréis en el salón de la jamularia viendo la "tele/televisor", o lo que es peor..¡escuchando el "transistor"! Mejor os vais a casa, veis la TELEVISIÓN solitos y si os apetece... ponéis la RADIO.
Espero que con esto que os digo no os de un "sofocón/soponcio", porque entonces sois unos maleducados. Mejor que os de un disgusto. Disgustados pero elegantes, oigan.
¡Ah!, "fallecer" es de lo más ordinario, la gente educada no fallece, la gente educada SE MUERE. No me deis el trabajo de resucitaros para que hagáis las cosas bien. Es cansado, de verdad. Claro, que si a un MUERTO, le llamáis "finado", lo más seguro es que se levante y os de un guantazo con la mano abierta por arrabaleros.
Bueno, aunque no lo parezca hay cosas peores que "jolines" y "que aproveche" y son aquellas personas que dicen tener un "holding de empresas", que hacen las cosas en "petite comité" o lo que es peor: "Fifty-Fifty". A ver, no se dice holding, se dice GRUPO EMPRESARIAL, las cosas se hacen EN PEQUEÑA REUNIÓN y por supuesto, nada de "fifty-fifty". Al 50%.
Otra expresión fea y muy común  que suelo oír bastante es aquello de "pillar un taxi" ¿Cómo que pillar un taxi? ¿Es que vais a atropellarlo? Para no perderlo, lo mejor es COGER UN TAXI.

Y ahora vamos al nivel cursi 3.0. Agarraos que vienen curvas.

No hagáis "obsequios", ni "presentes", que es una cursilada, haced REGALOS. No digáis que fulanita "ha dado a luz", es más educado decir que HA TENIDO UN NIÑO/A.  No os pongáis un "súeter", de todas las cosas catetas que he oído a lo largo de mi vida, "suéter" se lleva la palma. JERSEY.
¿Os ponéis "carmín"? Pues no os junto. Yo solo voy con señoras que utilizan su BARRA O LÁPIZ DE LABIOS. ¡Tampoco mis amigas tienen "mueble-bar", ellas tienen MESA DE BEBIDAS!
¿Queréis que siga? Si es así, quien pueda, que me LLAME POR TELÉFONO, "telefonear", jamás.

Para no hacerme pesada, ahora que llega la temporada de invierno y apetece ir al cine, nunca preguntéis : ¿Qué película echan? Lo correcto es: ¿QUÉ PELÍCULA PONEN?

Ahora voy y me pongo seria. 

Para terminar y aunque no tenga que ver con las palabras, quiero hacer referencia a algunos gestos, lo que viene a ser comunicación no verbal. Tan importante o más que la verbal.
Señoras, no se pasen las manos por el trasero para sentarse, POR FAVOR. Si el vestido se arruga, que se arrugue, pero lo de alisarse las ropas es una ordinariez. Ya, ya sé que han visto esto recientemente en televisión y que ha sido una señora que a estas alturas, no debería dejar en ridículo a los españoles que representa. Es lo que tenemos.
Los bolsos, por favor, fuera de la mesa. Jamás se deja un bolso por pequeño que sea encima de la mesa. Sí, lo sé, también lo hizo. Paciencia.
Tampoco está bien que se toquen continuamente el pelo -que no "cabello"- Es una falta de educación.
Para señoras y señores: No se gesticula de manera excesiva, ni se señala con el dedo, ni se cuchichea delante de nadie.
Próximamente, más. Aún nos quedan muchas expresiones y palabras ..., ¡prohibidas!

P.S. Antes de ir a la cama, no os olvidéis de LAVAROS LOS DIENTES. Si os los vais a "cepillar", yo no os conozco.

miércoles, 12 de junio de 2019

EL HOMBRE ELEGANTE II. TRAJE BEIGE.

Con esta entrega doy por terminado, de momento, el tema dedicado al vestuario masculino.
He querido tratar el traje beige en solitario porque es un color esencial en época estival y ya que nos encontramos de lleno en ella, bien merece una mención especial. 
El traje de este tono es exclusivo para uso de día y para verano - siempre que haga sol-  Por desgracia no es ya uno de los tonos más elegidos por los hombres, pero sigue siendo una opción elegante y totalmente válida para el señor que trabaja. Perfecto para el que sin trabajar, no abandona su elegancia.
Puedes llevar este traje a una boda si te gusta, no te lo aconsejo si el día amanece lluvioso, aunque sea verano es mejor sustituirlo por otro de tono más oscuro.
¿De qué color es tu piel? Aunque no lo creas, también importa. Si eres de piel blanca, elige tonos de beige más claros y si tu piel es morena, tu color será el beige tostado.

¿Y la camisa? 
Las normas de la elegancia dicen que la camisa siempre ha de ser más clara que el traje. En general, el señor que utiliza este tipo de trajes suele ser conservador a la hora de elegir camisa y opta por la blanca. Es sin lugar a dudas la opción más acertada, la que mejor combina y personalmente la que más me gusta. También puedes utilizar la celeste. Los tonos pastel en general combinan bien con el beige, aunque no tanto como el azul; es cuestión de que pruebes y elijas. Las camisas oscuras no son apropiadas porque el contraste no resulta elegante. 
¿Y las camisas de listas? 
Depende de la ocasión: no para boda, sí para trabajar o salir a pasear por la mañana. En la imagen con la que abro el post, se aprecia una combinación perfecta y elegante para una mañana de verano.
¿De qué color elegimos la corbata?
Este tipo de trajes no deja muchas opciones, se reducen a verde, granate y azul marino. 
¿Y los lunares? 
Sí, rotundamente. Son elegantes y divertidos, prueba a ponerte una azul marino con topos blancos y te asombrarás del resultado. 
Entonces, las listas...
También. Elige una que las lleve en granate  y blanco, marrón y beige... Prueba combinaciones y crea tu propio estilo.
Ahora, los zapatos.
En color avellana y con hebilla. 
Por último: Combina la elegancia con la buena educación, son virtudes atemporales que hacen de ti un verdadero caballero.

NOTA: Las imágenes con las que acompaño esta entrada han sido extraídas de la web. No he podido localizar al autor o autores para solicitar su permiso, si eres tú y consideras que vulnero tus derechos, por favor, dímelo y las retiraré de inmediato. Si prefieres que sigan aquí, estaré encantada de saber quien eres. Gracias por tan bonitas fotos.