martes, 8 de marzo de 2022

PROTOCOLO Y PERSONAS CON DISCAPACIDAD.

A lo largo de nuestra vida, y sin que nos dediquemos necesariamente al mundo del protocolo, vamos a tener ocasiones para interactuar con personas con discapacidad. Por lo tanto, este artículo es válido para cualquiera que desee comportarse de manera adecuada en estas circunstancias. 
Sin duda, son los integrantes del mundo de la empresa y las instituciones quienes, a lo largo de su vida profesional, puedan necesitar con más frecuencia echar mano de las reglas de etiqueta para un correcto y adecuado comportamiento hacia estas personas. Sin embargo, no olvides que también tú puedes tener compañeros de trabajo, amigos o familiares con algún tipo de discapacidad.

Lo primero que debes tener en cuenta si vas a recibir a una persona con discapacidad, (no digas discapacitada/o y mucho menos minusválido/a), es que hay que actuar con total normalidad. No debes hacer referencia expresa a su condición, a menos que sea ella quien hable abiertamente, en ese caso, sé educado y no preguntes nada que pueda incomodar al interlocutor. Limítate a escuchar y aprender. No son personas distintas, no lo olvides, son personas cuya discapacidad en la mayoría de las casos les permite hacer una vida normal. 

No tengas miedo a preguntar si no sabes cómo actuar. Y no ayudes a menos que te lo pidan, si el entorno en el que están es accesible, se moverán de manera autónoma.

Si estás frente a alguien de baja estatura o en silla de ruedas, antes de la reunión disponlo todo de manera que las cosas, en la medida de lo posible,  estén al alcance de su mano. Si en tu despacho hay una mesa demasiado alta, mostrador o algo que impida que podáis veros al mismo nivel, elige un lugar donde esto no suceda. 
Siéntate, de ese modo ambos estaréis a la misma altura y nadie se sentirá incómodo. Evita tocar a estas personas, puedes hacer que pierdan el equilibrio si van con bastones. Y algo muy importante: no palmees ni acaricies la cabeza de la persona con baja estatura o en silla de ruedas, ni se te ocurra besarla ni tratarla como si necesitara de tu protección. Es además de una falta de respeto, algo de pésima educación. Ten en cuenta que ha llegado hasta allí sin tu ayuda y se marchará de la misma manera. 
No toques NADA que pueda invadir su espacio personal: bastón, silla, etc.   Compórtate con naturalidad y presta mucha atención a las señales. 

No des nada por sentado, la persona con la que interactúas sabe perfectamente lo que puede y lo que no puede hacer. Escucha con atención sus propuestas si considera que hay algo que se debe cambiar en el entorno para que pueda desarrollar su trabajo con eficiencia. Si trabajáis juntos, eso significa que se siente en confianza para pedírtelo y es una señal de que se encuentra cómodo allí. 

En cuanto a las personas ciegas, dispón un lugar que no tenga un acceso complicado. No lo tomes del brazo, más bien ofrécele el tuyo y si lo necesita, lo tomará. Si va acompañado de su perro guía, evita distraerlo, ten en cuenta que el animal está haciendo su trabajo.

Los ciegos suelen ser personas muy amables, vitales y con gran sentido del humor, por experiencia puedo decir, que nos dan una gran lección cuando estamos frente a ellos. 
No olvides si vais entregar documentación, que esta debe estar en Braille. 

Si la persona con la que te entrevistas es sorda, no te preocupes, generalmente ellos leen tus labios. Si esta o cualquier otra persona con discapacidad se hace acompañar por otra, cuando hables, no te dirijas a su acompañante, sino a ellos directamente.

He enumerado aquí algunas discapacidades, pero como es natural, estos consejos sirven para cualquiera sea del tipo que sea. 

Como verás, las dificultades no las tienen ellos, ¡sino nosotros cuando pensamos que debemos tratarlos distinto! ¡Error.! Actúa como actuarías con una persona sin discapacidad y repito, si tienes dudas, pregunta con total naturalidad. 

CITA: <<La única discapacidad en la vida es una mala actitud>>
Scott Hamilton.



COMPORTAMIENTO EN LA MESA III. Postres y frutas.

Bienvenidos a la tercera y última parte de: <<Comportamiento en la mesa>> en el que estamos aprendiendo a comer diferentes platos y a evitar las trampas que nos puedan surgir. 
¿Estáis preparados para el postre? Pues para empezar aprended bien esto, escribidlo en vuestros cuadernos, móviles, tabletas, ordenadores...

 ¡NO TE COMAS EL POSTRE CON CUCHARA! 

Jamás, jamás de los jamases. Seguid leyendo para saber más y no olvidéis pasar por la primera y segunda parte de este artículo.

LAS FRUTAS.
Naranjas, manzanas y peras: Lo normal es que nos las sirvan preparadas si estamos en un restaurante, es decir, cortada y pelada. Yo no la pido nunca por si me traen cuchillo y tenedor porque SIEMPRE se me escapan del plato y me mancho, así que mejor un helado. En una comida como invitados, no os las pondrán con piel.
Mandarinas: Estas se comen con la mano, por lo tanto, ¡ estupendo!.
Frutas con hueso: Cerezas, uvas ciruelas, albaricoques…, con los dedos. Uvas y cerezas se meten enteras en la boca y luego nos deshacemos del hueso o las pepitas para dejarlos en el plato. Sin hacer guarradas, ¡por favor!

POSTRES-
El postre se come SIEMPRE con tenedor, excepto si son natillas, cosas demasiado líquidas, helado o ensalada de frutas, para todo lo demás, tenedor: Tartas, bizcochos con y sin nata, mousse, tartas heladas…. Acordaos de aquella vez que os pusieron la tarta con cuchara, ¿qué pasó con ese último trocito? Que se empeñó en dar la vuelta al plato unas cuantas veces y si no es porque disimuladamente le empujasteis con el dedito..., sale por la puerta grande con orejas y rabo.
Sabremos si estamos en un restaurante elegante, si nos sirven el postre con tenedor.

Este tema da para varias entradas, pero para "abrir boca", creo que es suficiente. Trataremos otros alimentos en nuevos post.

P.S: No decir "que aproveche", hemos aprendido que es de mala educación.

 

COMPORTAMIENTO EN LA MESA II. Almuerzos y cenas.

Sigamos aprendiendo para ser el mejor comensal.  
Te recomiendo leer la primera parte de este artículo que está dedicada a desayunos y meriendas, así no te perderás nada. ¿Preparados para almorzar?

ALMUERZOS Y CENAS.
Para no confundirnos, hay que saber que los cubiertos se utilizan de fuera hacia dentro, es decir, utilizaremos primero los que están más alejados del plato. En el caso de las copas, de izquierda a derecha
La servilleta la encontraréis a vuestra izquierda, (en esto, los expertos no se ponen de acuerdo, hay quien piensa que es mejor ponerla a la derecha porque somos diestros generalmente. Yo la pongo a la izquierda, lo único que tenéis que saber es que al acabar la dejáis en el lado opuesto al que la habéis encontrado), se desdobla a la mitad y se pone sobre las rodillas. Cuando acabéis de comer, se deja sin doblar a vuestra derecha. Si estáis en un chiringuito o bar donde ponen una de papel, se puede dejar en la mesa. 
Coged el tenedor bien arriba, jamás por el medio, (tenedor tres púas para pescado, cuatro carne) El modo correcto de sujetar el cuchillo es con el índice extendido a lo largo del mango (mano derecha), últimamente algunas personas lo usan como si fuera una estilográfica. Es bastante feo, no lo hagáis por favor.
No os comáis el pan del vecino, el vuestro está en un platito a la izquierda y ligeramente adelantado a los platos.
No apoyéis el cuchillo y el tenedor a cada lado del plato cuando dejéis momentáneamente de comer. Y por supuesto, jamás os metáis el cuchillo en la boca, además de horrible puede ser peligroso. Si alguien a vuestro lado lo hace, en la Constitución hay un artículo que dice que podéis darle una colleja. No lo dice, pero se lo merece.
Ni se os ocurra gesticular con los cubiertos para dar énfasis a vuestra conversación y menos aún apuntar con el cuchillo. Es de muy mala educación y sin embargo, se ve a diario. ¿A que sí? Prohibidísimo. 
Cuando acabéis de comer, los cubiertos se dejan dentro del plato, excepto si habéis tomado consomé en una taza, si ha sido así, la cuchara se deja en el plato que acompaña a la taza. Si acabamos de comer carne o pescado, el cuchillo y tenedor se dejan juntos en modo “seis y media del reloj”, también es correcto las cinco y veinte.

Algo que quiero aclarar es que comer con las manos es elegante, siempre y cuando sepamos qué podemos comer de este modo y qué no. El aperitivo, por ejemplo, se come SIEMPRE con las manos, esto es: Croquetas, jamón, lomo, embutidos en general, aceitunas...., todo esto se come con la mano aunque ahora mismo tengáis en mente a la tía Gertrudis que se os sentó al lado en la boda y se comía la rodaja salchichón con cuchillo y tenedor. Pues no, se come con la mano aunque en esto, como en todo, hay que hilar fino. Si hay un plato para compartir de calamares a la romana, cogedlos con el tenedor, pero si lo que hay es una fuente con langostinos, gambas y otros marisquitos, hay que cogerlos con la mano. A mí lo de comer las gambas con cuchillo y tenedor me parece una cursilada, es decir, una horterada. Eso sí, cuando acabéis de comer marisco, aclaraos las puntas de los dedos en el lavamanos con agua y limón. 

Tortilla de patatas y a la francesa se come SOLO con el tenedor, nada de cuchillo y tenedor que es una cosa espantosa y muy cateta. Lo cortáis con el tenedor y lo lleváis a la boca. En general, utilizad el tenedor para todo siempre que podáis y la comida sea lo suficientemente blanda para poderla partir con él.
Los filetes, que se comen con cuchillo y tenedor, no se cortan de una vez en trocitos. Se corta el trozo y se come.
Los huevos fritos se comen con pan y tenedor, nunca con el cuchillo, pero si os ponen un huevo con puntillitas, ya me diréis cómo lo partís, entonces, las reglas están para romperlas y disfrutar. ¡Prohibido no mojar pan!
Los cubiertos no se sueltan a menos que vayamos a hacer una pausa para comer. No se abandona el cuchillo en el plato mientras nos llevamos el tenedor a la boca.
Si la sopa que nos sirven está caliente, ¡NO SE SOPLA!, nos esperamos y listo. No hace falta decir que no se sorbe ni se huele. No somos perros.
Si os ponen el cuchillo del queso, los dientes del final de la hoja curva son para pinchar lo que habéis cortado, os lo servís en vuestro plato y a disfrutar.
Si os pasan un frutero con uvas, habrá unas tijeras, utilizadlas.

Y ahora viene cuando la matan a ella... Si tenéis un noviete/a que os invita por primera vez a su casa a comer para que conozcáis a su madre y os pone guisantes, espárragos o alcachofas, podéis estar seguros de que vuestra futura suegra es una bruja. ¡Son una trampa en toda regla!
Guisantes: Esto es la prueba del algodón y los ingleses -muy finos ellos- los usan para desenmascarar a quien va de listo. Se comen del siguiente modo: con la mano izquierda tomáis un trocito de pan y en la derecha, el tenedor con las púas hacia arriba; os ayudáis con el pan para coger los guisantes. Ahora, si la dichosa leguminosa viene con carne y tenéis el cuchillo y el tenedor en las manos, se supone que no podéis soltar el cuchillo, así que una de dos: O te dejas los guisantes, o te los comes sujetando el tenedor con las púas hacia arriba y embarcando los guisantes en él por el lado de las púas (por delante). Lo que nunca se debe hacer es embarcarlos por el costado del tenedor. Espero haberme explicado bien.
Espárragos: Se comen con la mano cogiéndolos por el extremo, si hay salsa como acompañamiento, pues los mojáis en ella y a disfrutar. Lo suyo es que la anfitriona o anfitrión que sirve esto, ponga un bol con agua y una rodajita de limón para que los invitados se laven los dedos después. Hay veces que los espárragos se comen con cubiertos, en el caso de que sean muy finos y sea imposible cogerlos con los dedos o bien si vienen cocinados con salsa, en ese caso, con tenedor y sin cuchillo -A menos que os sea prácticamente imposible cortarlos con el tenedor-
Alcachofas: Las alcachofas con jamón, cortadas en librillo, confitadas…, se comen con tenedor, si son muy duras, con tenedor y cuchillo. Si os las sirven enteras o al vapor, se comen con la mano.

Ya solo nos queda el postre, no te pierdas la última parte de este artículo: Postre y frutas.

COMPORTAMIENTO EN LA MESA I. Desayunos y meriendas.


Lo primero que tenemos que hacer es sentarnos, ya saben las señoras que no hay que pasarse las manos por el trasero para alisar la ropa. porque es una ordinariez.  Y dicho esto, nos sentaremos. 
Algo muy importante y que solemos olvidar en reuniones o eventos familiares y/o con amigos es que JAMÁS se habla en la mesa de política, fútbol o religión. Mucho menos si estamos con personas desconocidas. Lo único que conseguiréis es discutir y darle el día a los anfitriones.
Tampoco habléis de dinero. Esto ni en la mesa ni en ningún sitio, es de muy mala educación. A nadie le importa lo que os ha costado el coche, el vestido, el perro o las vacaciones. Este detalle es uno de los que permite medir la educación de las personas (también bodas y funerales) Otra cosa es la conversación privada o  en confianza con un buen amigo, pareja, padres....
Algo que siempre he tenido muy en cuenta (y que recomiendo a todo el mundo) cuando he comido con personas que no conozco es beber solo una copa de vino. Nunca excederse con el alcohol, pero menos con desconocidos o compañeros/jefes de trabajo. Mientras menos, mejor.
Bien, ya que estamos sentados, hay que saber que los codos han de estar durante toda la comida pegados al cuerpo, nada de echar a volar al cortar el filete, tampoco se apoyan en la mesa y mucho menos para beber. La comida va del plato a la boca y la espalda ha de permanecer erguida. No hay nada más feo que estas personas que se ponen a comer acercando la cara (yo diría hocico), al plato. Es lo que viene a ser el "modo gorrino".

DESAYUNOS/ MERIENDAS.
No os comáis jamás una tostada con cuchillo y tenedor, si es muy grande, la cortáis a la mitad y luego con la mano. Igual para los emparedados (sándwich), bollitos, croissants... 
No dejéis nunca la cucharilla dentro de la taza de té o café, una vez utilizada la dejáis sobre el plato, jamás beber con ella dentro o corréis serio peligro de saltaros un ojo y convertiros en piratas garrapatas. Y por favor..., no saquéis el dedo pequeño al beber, si lo hacéis, sacaré la motosierra de mi padre y os lo cortaré de raíz. ¿Entendido?
Huelga decir que si estáis sentados en un sillón y la mesa es baja, el plato acompaña a la taza, nunca se coge la taza sola en el aire porque podemos mancharnos.
En cuanto a la servilleta, si estáis tomando té y os han puesto una servilleta de té, la reconoceréis porque es pequeña; se deja a un lado de vuestro plato sobre la mesa. 

Sigue leyendo en la segunda parte en la que te hablaré del almuerzo y la cena.

martes, 1 de febrero de 2022

ENTREVISTA DE TRABAJO Y BUENAS MANERAS II. Evita estos comportamientos.

Hola de nuevo, continúo aquí la segunda parte de este artículo destinado a que tu próxima entrevista de trabajo sea todo un éxito.  No  te pierdas estas diez cosas que debes evitar a toda costa si quieres optar al puesto de tus sueños.

Diez comportamientos incorrectos en una entrevista.
  1. Inflar el currículo. De todas las cosas que puedes hacer mal en una entrevista de trabajo, esta es la peor. Te pillarán y estarás fuera del proceso, además tu reputación quedará dañada para futuras entrevistas.
  2. Aparentar lo que no somos. Hay que ser sencillos en general en nuestra vida diaria, pero especialmente en estas circunstancias. Nada de alardear con asuntos que puedan ponernos en una situación incómoda. Di siempre la verdad, no te adornes ni te inventes nada.
  3. Comportarse con superioridad. Esto es una grosería propia de personas maleducadas, por muy buen currículo que tengas, por mucha experiencia laboral, por mucho recorrido por empresas importantes..., muéstrate sencillo/a. No hay nada más agradable que una persona con gran bagaje profesional que además es discreto y por lo tanto, educado.
  4. Contar detalles personales. No, jamás. Esto es válido para la vida diaria, la discreción te hace una persona elegante.
  5. Hablar mal de antiguos compañeros o jefes. La crítica, en general, nos deja a la altura del betún, imagina en una entrevista de trabajo.
  6. Gesticular en exceso, cruzar las piernas o los brazos.
  7. Sentarse en una postura excesivamente cómoda.
  8. Quitarte la chaqueta.
  9. Fumar.  Esto ni aunque te lo permitan.
  10. Hablar a voces.
COMUNICACIÓN NO VERBAL. Entrevistador y entrevistado.
Existen varios tipos de comunicación no verbal, pero yo voy a distinguir estas tres por parecerme las más relevantes:
Kinésica: Referida a cualquier tipo de movimiento corporal, expresiones faciales, gestos, postura...
Paralingüística:  Referida a la entonación, fluidez verbal, pronunciación...
Proxémica:  Conducta, manera de sentarse, distancia entre personas...

No solo comunicamos con la voz, también con nuestros gestos y es algo que tenemos que tener muy en cuenta en una entrevista, aunque como mencioné en la anterior entrada de este blog, muchas veces los gestos son interpretados de manera distinta según las culturas.
Como norma general, es mejor no cruzar los brazos cuando hablas con otra persona porque indicas que estás poniendo una barrera entre tú y el interlocutor. Tampoco te sientes en el filo de la silla, porque estás dando a entender que estás nervioso/a. Siéntate con la espalda erguida, sin arrellanarte en el asiento. No apoyes las manos en la mesa del entrevistador, ni hagas ruidos con bolígrafos si eres tú el que entrevista. 
No tocarse el pelo constantemente, ni mucho menos rascarse o tocarse nerviosamente la boca o la barbilla. Si no puedes controlar los nervios, procura poner las manos cruzadas sobre el regazo, o bien una sobre otra. 
Gesticular en exceso no es de buena educación, pero ademas, es un signo de nerviosismo. Nunca levantes las manos por encima de la cara.
Movimientos oculares. Son sin duda los que más nos cuentan de la persona que tenemos frente a nosotros, prestad mucha atención:
Cuando una persona para responder a una pregunta mira a la derecha está recordando, por lo tanto, es bastante probable que nos esté diciendo la verdad. Si mira a la izquierda está buscando en un futuro, es decir, creando imágenes y podemos interpretarlo como una mentira. 
Parpadear. El parpadeo es un movimiento involuntario pero al parecer, parpadear mucho es signo de estar pensando.
Contacto visual. El contacto visual es muy importante en nuestra cultura y denota interés en la conversación, respeto, empatía, deseo de escuchar... En cambio, una persona que rehuye la mirada comunica ansiedad, actitud defensiva o falta de entendimiento. 
Cejas. Elevadas significa incredulidad, levantar solo una es duda  y fruncidas denota enfado.

Espero que os haya gustado esta entrada y que os sirva tanto si sois entrevistadores/as como candidatos/as a un puesto de trabajo. Para completar, os remito al post: <<SALUDOS Y PRESENTACIONES>> publicado en este blog en febrero de 2019.

El talento te abre muchas puertas.
Pero el ser educado te las mantiene abiertas.
Anónimo.

ENTREVISTA DE TRABAJO Y BUENAS MANERAS I Entrevistador y entrevistado.

Todos nos hemos encontrado alguna vez en nuestra vida con la temida -y a la vez esperada- entrevista de trabajo. ¿Eres el candidato? ¿Eres el entrevistador? Si estás en alguno de estos dos casos, no te pierdas este post en el que hablaremos de buenas maneras y reglas de cortesía, saludos y comunicación no verbal en la entrevista de trabajo.

Algunas personas creen que las buenas formas son pautas de conductas de siglos pasados y que ahora hay que ser <<modernos>> Error. Nada tiene que ver la modernidad con la educación que no pasa de moda; esta se adapta, evoluciona, pero no desaparece. Una sociedad que banaliza los valores y las buenas maneras está abocada a la vulgaridad y a la pérdida de las habilidades sociales. Apostemos por lo tanto por fomentar la buena comunicación y en consecuencia, el enriquecimiento de nuestros sentidos.

EL ENTREVISTADOR.
Sabiendo esto, ¿cómo actúo si soy yo quien tiene que entrevistar a posibles candidatos para un puesto de trabajo? Estamos de acuerdo en que a las personas nos preparan para ser buenos profesionales, en la adquisición de conocimientos.., pero no tanto en el arte de relacionarnos con los demás, en la etiqueta, en las buenas maneras, en lo que venimos llamando <<habilidades sociales>> Recordemos o aprendamos hoy algo sobre esto.
Un buen entrevistador tiene que cuidar su vestuario que será acorde a la empresa en la que trabaja. No es lo mismo una empresa donde se lleva uniforme, que un banco, que una empresa tecnológica que en general suelen ser más modernas y flexibles en el atuendo. Aún así, siempre hay que estar aseados y bien vestidos.
Si nuestra empresa tiene uniforme, optaremos por un traje clásico tanto para hombre como para mujer, si es una de corte moderno como ya hemos mencionado, podemos optar por un vaquero -no desgastado ni roto- o unos chinos y una camisa formal o un polo. Los mocasines irán perfectos, no utilicéis deportivas. 
Las chicas estarán estupendas con falda y camisa o pantalón y camisa y sin demasiados complementos. Para nosotras los zapatos son un mundo, pero para trabajar mejor elegir unos cómodos y discretos, tampoco uséis deportivas. Se trata de ir desenfadadas, pero elegantes.
Lo primero de todo es ser puntual e intentar respetar, en la medida de lo posible, la hora asignada a cada candidato/a. Cuando lo recibáis  hacedlo de pie y con una sonrisa, saludadle con un apretón de manos - nunca por encima de la mesa- firme, breve y mirando a los ojos. No le deis una palmada en la espalda ni le agarréis del brazo, no hay que pasarse de cercano. -Os remito al post donde hablo del saludo-
No habléis demasiado alto, el candidato/a ya viene asustado de casa, mejor aprovechar esos primeros instantes para un breve comentario sobre el tiempo, el tráfico..., algo que haga sentir más cómodo al entrevistado. Después, agradecer el interés en el puesto y hacer preguntas claras, sencillas y enfocadas al fin para el que se le ha citado, sin entrar en detalles personales. No os desviéis del tema hablando de cosas que no vienen a cuento. 
Si veis que el aspirante no puede controlar los nervios,  tratad de calmarlo, no dejéis de sonreír, ofrecedle agua e intentar hacer algún comentario que ayude a que se relaje, como alguna anécdota que tengáis en una situación similar.
Para los señores que van de traje, por favor, no os quitéis la chaqueta durante la entrevista. 
A la hora de la despedida, volved a levantaros y estrechadle la mano agradeciendo su interés. Veremos la comunicación no verbal  en la segunda parte de este artículo.

EL ENTREVISTADO.
Lo primero que tienes que hacer antes de acudir a una entrevista de trabajo es buscar toda la información posible sobre la empresa, si puedes, también sobre la persona o personas que te vayan a entrevistar. Después, haz una lista con tus puntos fuertes y débiles, tratando de potenciar los primeros y minimizar los segundos y por último, confecciona una lista de posibles preguntas y fíjate unos mínimos en cuanto a horarios, sueldo, etc. Hay que ser flexible y adaptarse, pero tampoco aceptar condiciones leoninas.
Como la imagen cuenta, conocer a la empresa te ayudará a saber qué vestuario utilizar. Lo explicado anteriormente para el entrevistador, sirve para el entrevistado. Cuidado con ir como si fuéramos de fiesta o con brillos que dejen ciego al interlocutor. 
Muy importante ser puntual y cuando entres en el despacho hazlo con respeto, estrecha la mano cuando el entrevistador/a te la ofrezca y no lo tutees porque el tuteo te hace maleducado/a. Salvo que te indiquen lo contrario, el candidato utilizará siempre el usted. No te sientes hasta que no te lo indiquen y en el saludo no lo tomes del brazo ni le des palmadas.
Muéstrate cortés, extrovertido y cercano sin pasarte, pero siempre teniendo en cuenta que el entrevistador no es tu enemigo, solo intenta conocerte un poco mejor para saber si eres adecuado para el puesto que se oferta. Procura no quedarte callado/a porque denota timidez, nervios o falta de conocimientos. Tampoco te pongas a hablar como un loro. 
Es recomendable que lleves varios currículos impresos y toda la documentación relacionada con tu información que te pueda ser requerida. Títulos, certificados, etc.
Contesta de manera clara, breve y precisa a lo que te pregunten,  aunque no te parezca adecuado; hazlo siempre con educación y respeta los tiempos, no  interrumpas al entrevistador. A veces, pueden hacerte una pregunta incómoda para estudiar tu reacción, contesta con sinceridad y libertad, o bien rehúsa hacerlo exponiendo con toda tranquilidad que no te parece una pregunta que debas responder. Muestra interés por el puesto de trabajo, una actitud <<pasota>> no te beneficia. Y por último, despídete con educación y cordialidad, agradeciendo que te hayan recibido.

Continúa leyendo en la segunda parte donde te enseñaré diez comportamientos que debes evitar en una entrevista si quieres optar al puesto de trabajo.


jueves, 2 de diciembre de 2021

EL PERFECTO INVITADO III. La comida familiar.

Última parte del articulo dedicado al perfecto invirtado. Pasad por los dos anteriores para no perderos nada. ¡Gracias por vuestra paciencia! 

COMIDA FAMILIAR. Aquí viene el momento álgido de la Navidad. ¡La cena con el cuñao! El hecho de ir a casa de los padres, suegros, hermanos..., no nos otorga bula para llegar tarde o temprano. Puntualidad siempre. También está bien llevar el regalo a la anfitriona, si es nuestra madre, sabremos cómo sorprenderla de manera entrañable. Si es la suegra, ¡con doble motivo! 

Lo mejor en este tipo de encuentros familiares es no entrar en conversaciones polémicas, si ocurre, los anfitriones deben tener la suficiente mano izquierda como para reconducir la situación. Mejor dirigir la conversación hacia temas agradables y si no es posible, hacia temas neutros donde todos puedan tener opinión. Pongamos de nuestra parte todos para que la cena de Navidad no se convierta en un corro de vecindongas mal avenidas. Cuidado con el alcohol, mejor menos que más. Si la situación se descontrola, no culpéis nunca a los anfitriones, por favor. Animadlos y quitad importancia  a lo ocurrido para que no se sientan culpables. 
Otra situación que puede darse en la mesa de Navidad y que desemboca en el hartazgo es el "familiar gogó" Esos charlatanes que comienzan siendo divertidos, beben, hablan..., y al final resultan agotadores. Además, tienden a echarse flores o a presumir de logros fastidiando a todo el mundo. Los anfitriones deben evitar que estos personajes acaparen la conversación, ¿cómo?, cambiando de tema de manera sutil.
Y por último. Señoras..., por favor..., ¡el perfume! Ya sé que Nochebuena  y Nochevieja son las grandes fiestas del año, pero eso no nos da derecho a convertirnos en botafumeiros. Es espantoso tener al lado a una persona con un perfume tan fuerte que lo puedes masticar. Si vais a cenar con la familia o con los amigos, mejor algo suave que no moleste a nadie. Tampoco es que sea muy educado atufar a todo el mundo. 
Si vais a salir a bailar, es el momento de poneros ese perfume embriagador que dejará sin sentido a cualquier incauto que ose pasar por vuestro lado.
Que disfrutéis de estas fechas sin perder eso que nos permite relacionarnos, que nos facilita la convivencia y nos proporciona el vehículo para atravesar la vida sin ofender ni ser ofendidos: LAS BUENAS MANERAS.